Campamentos Bíblicos…efecto profundo, espiritual y eterno

El Ministerio de Campamentos Bíblicos es una oportunidad para observar y emocionarse al ver a cada niño y joven caminar con su biblia, memorizar pasajes bíblicos, con el objetivo de ganar puntos para sus equipos sí, pero sorprende saber cómo Dios usa un juego para convertirlo en una actividad de efecto profundo, espiritual y eterno. No sé cómo ni cuándo la Palabra de Dios será usada o dará fruto en la vida de estos niños y jóvenes, pero uno de los principios bíblicos que puedo recordar es que la Palabra de Dios nunca regresa vacía.

Algo que he aprendido a lo largo de mi vida cristiana, es que la Palabra de Dios es un arma poderosa que puede ser usada en cualquier circunstancia de nuestra vida. La experiencia de estos niños y jóvenes con ella tendrá efecto, a corto o a largo plazo, eso depende de la circunstancia de vida que esté pasando cada uno de ellos. El guardarla en nuestra mente y corazón nos garantiza que tendremos verdades y principios correctos para ser usados en momentos relevantes de nuestras vida. Les pido que oremos para que cada niño o joven que pudo memorizar, que no haya  sido una simple memorización inconsciente sino que la misma Palabra de Dios se encargue de confrontar sus conciencias.

Hay mucho porqué agradecer de esta temporada de Campamentos Bíblicos 2018, sin duda una de ellas es nuestro equipo de colaboradores, estoy contento por lo que Dios hizo por ellos y lo que ellos hicieron para Dios.

Para muchos miembros de nuestro equipo de colaboradores el ministerio de Campamento Bíblicos significó desafío, agradecimiento, reconciliación, aprendizaje, motivación y, para otros, fue volver a casa. El no creer que son lo suficientemente capaces y que el diablo les haga creer que no son útiles, les impide mostrar sus dones y talentos. Este Ministerio no está para quitarles, sino para que, al Dios presentar las oportunidades, ellos puedan tomarlas y poner en práctica sus capacidades espirituales. Aun no puedo olvidar los rostros de los chicos que iban por primera vez a ser parte del equipo de consejería: Conny, Samuel, Raquel, Emily, Gabriela, Selen, y hay muchos otros. Sus caras de preocupación hicieron que me identifique bastante con ellos, ya que su experiencia me produjo las mismas preguntas.

¿Cómo lo hago?  ¿Qué digo?

Y sin duda fue un desafío para muchos y para mí, no solo para servir, sino para aprender.

Otros pudieron reconciliarse con Dios. En verdad que no conozco mucho los motivos, las causas, ni el por qué del distanciamiento que algunos han tenido con Dios, solo sé que Dios usó este ministerio de Campamentos Bíblicos para resolver y restaurar vidas.

Estemos orando por los chicos que colaboraron, por cada niño y joven que tomó decisión por Cristo, y por el financiamiento futuro de la temporada de Campamentos Bíblicos 2019.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *