Cerro El Muerto

Partiendo de Playas, se toma la vía al Morro. Antes de llegar al poblado, del lado derecho de la carretera, hay una entrada con el letrero: “La Virgen de la Roca”. Continuando por este camino lastrado se llega al área de parqueaderos. El viaje en bus toma aproximadamente dos horas y en carro particular una hora y media.

Historia

Su singular nombre de “Cerro del Muerto” se debe a una elevación rocosa natural, que según los primeros navegantes de mar afuera, al ojo humano (visto desde un punto distante), muestra el perfil de una persona acostada con las manos al pecho, a la que bautizaron como “El Muerto”. Geográficamente, el lugar no es más que un conjunto de tres cerros no mayores a los 100 metros de altura sobre el nivel del mar.

La leyenda urbana dice, que era un lugar “pesado” porque a media noche, se escuchaba una banda de música que sorprendía a los poblados cercanos. También se decía que el sitio estaba “encantado” porque allí se acostumbraba a enterrar a los muertos con todas sus prendas en vasijas de barro y que a media noche las ánimas salían a la iglesia a rezar y que luego regresaban a sus aposentos.

Atractivos

Este lugar es magnífico para el turismo de aventura, ideal para realizar excursiones, camping, escaladas, ciclismo y visita al Santuario de la Virgen de la Roca. El acceso es sencillo, se asciende por escalinatas de cemento resguardadas con 15 columnas que narran con sus placas de mármol el viacrucis de Jesús. Desde esa altura se puede apreciar una vista panorámica de El Morro.

Flora y Fauna

Además, el lugar es rico en flora y fauna. En este lugar se puede observar varias especies de árboles como: algarrobo, muyuyo, cascol, aromo, ciruela, juquillo ceibo, pitajaya y algarrobos. En animales, hay gaviotas, garzas, pelícanos, cucube, piqueros y en ciertas épocas del año, lobos marinos y piqueros patas azules.

Fotografía e información tomada de Guayaquil es mi destino.

Share this post