“Tenía mucho miedo e incluso pensé que no iba a poder hacerlo”

Por Conny Caicedo

Este es el testimonio de Conny Caicedo, miembro de la comunidad de Bastión Popular bloque 6 quien asiste a la Iglesia Cristiana Bastión. Conny fue parte del equipo de la temporada de Campamentos Bíblicos 2018.

Gracias a Dios este año pude estar en el Ministerio de Campamento Bíblicos 2018, sirviendo y haciendo lo que él nos encomendó hacer a nosotros, compartir su palabra y enseñar de su amor.

Para mí fue una gran bendición estar en este Ministerio, era la primera vez que participaba como Consejera en Entrenamiento y tenía mucho miedo e incluso pensé que no iba a poder hacerlo.

Fue un gran reto y una gran oportunidad, pero al final logré entender que Dios me puso ahí, porque tenía un propósito para mi vida.

Pude compartir con los niños durante las dos primeras semanas y fue algo impresionante poder sentir el cariño, la felicidad y el amor que brindan los niños a pesar de que muchos de ellos no nos conocían, ni nosotros a ellos.

Durante la semana pude conversar con algunos ellos, cada uno con diferentes situaciones, diferentes modos de vida, con tantos problemas que a su edad no deberían pasar, pero que lastimosamente es lo que viven día a día. Mostrar el amor de Dios a través de cariño, abrazos o simplemente el estar pendiente de ellos me enseñó de los propósitos de vida que Dios tiene para mí y para ellos.

En este tiempo muchos de ellos pudieron tomar una decisión para su vida, sabíamos que al terminar la semana ellos iban a salir a enfrentar nuevamente el mundo, que quizás durante la semana pudieron olvidar, y no podíamos impedir eso, pero sí podemos estar orando por ellos, por sus vidas, por la de sus familias. Para que sea Dios el que los guíe y los proteja.

Doy gracias a Dios porque durante estos días pude ver su mano obrando en cada uno de los que estábamos en el Campamento FE, tanto el equipo como los niños, él estuvo siempre protegiéndonos y usándonos para mostrar su amor.

Estemos orando por la vida de todos los consejeros, y por la mía, para que podamos fortalecer nuestra comunión con Dios.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *